Zaragoza bajomedieval

Inés Giménez - 06/08/2008

Puente de piedra tras algunas reformas contemporáneas
Puente de piedra tras algunas reformas contemporáneas

En esta época la ciudad tenía alrededor de 19.000 habitantes, muchos de ellos llegados provenientes del campo. A diferencia de otras ciudades, aquí el estado llano aparecía representado en el cuarto brazo de las cortes, asambleas que reunían al rey con el representante de la ciudad. Zaragoza continuaba siendo una ciudad privilegiada.

Uno de los privilegios más destacados concedidos por los reyes a la ciudad fue "el privilegio de los veinte". Además la figura del Justicia velaba por la defensa de la ley y había muchos gremios y cofradías, que poseían sus servicios de solidaridad mutua, fiestas y devociones específicas.

Sin embargo los ciudadanos se encontraban los moros "habitadores de su recinto" y los vecinos con arraigo y pleno derecho, y entre estos ciudadanos también había estamentos: los ciudadanos, los caballeros e infanzones y los eclesiásticos. La gran nobleza terrateniente era, por su parte, un cuarto grupo.

Además, la corona de Aragón se enfrentó contra la castellana y los pleitos entre el Rey y los nobles desangraban la ciudad y la peste negra extendida desde los puertos Genoveses se cebó con la población. El barrio de San Pablo y los orígenes del mercado en su ubicación actual son de esta época.

Zaragoza en 48 horas