El mercado Central

18/08/2008

Fecha: 1901. Proyecto del arquitecto Félix Navarro.
Estilo: Modernista, con motivos historicistas.
Uso: Edificio público.
Zaragoza S.XX

El mercado central es una obra del arquitecto Félix Navarro de principios del S.XX que se levantó donde acostumbraban a congregarse artesanos y agricultores para intercambiar o vender sus productos. Su construcción férrea, un híbrido modernista e historicista con columnas y decoraciones de piedra a servido a minoristas y mayoristas de punto de encuentro diario.

El mercado central se levanta a principios del siglo XX en el lugar donde, desde la edad media, había estado el mercado al aire libre. La obra (1901-1903) corrió a cargo de Félix Navarro y entró en funcionamiento al poco tiempo.

El mercado central responde a las necesidades higienistas de una sociedad en auge. Felix Navarro diseñó un edificio funcional y armonioso, con una planta rectangular con tres naves montadas sobre un semisótano que hasta 1972 sirvió para la venta al por mayor. En el piso superior se vendían las productos (carnes, pescados, frutas, horticultura...) a minoristas.

La organización y distribución de los espacios se aplicó a las estructuras de cubierta y soportes, donde se utilizó hierro de fundición y cristal. Los costados laterales eran de cristal de luna.

La piedra se utilizó en las partes más vistosas y en las zonas de mayor tránsito. Los relieves tallados representaban atributos de la agricultura, la caza, pesca y acarreo de productos. Las dos fachadas principales se presentan abiertas mediante tres grandes arcos.

En el interior la decoración se circunscribe a los capitales de las columnas de fundición, con palmetas neoclásicas y collarinos de frutas.

El estilo y uso ecléctico de sus materiales hace del mercado central un edificio único en su especie: los mercados y estaciones ferroviarias del S.XIX.