Fuente de Neptuno o Princesa

18/08/2008

Fecha: 1833, en conmemoración del juramento como Reina de Isabel I.
Estilo: Neoclásico
Uso: Aguas. Actualmente ornamental.
Zaragoza decimonónica
Zaragoza S.XX

La fuente de Neptuno o Princesa rindió homenaje a la Princesa Isabel II en su juramento de 1933. Coronada por el dios de los mares y con cuatro delfines esta inspirada en su homónima madrileña del paseo del Prado. A principios de siglo se ubicó en la Plaza España y hoy se encuentra en el parque Primo de Rivera.

La primera piedra de la fuente de la Princesa se colocó en conmemoración del juramento como princesa heredera de Isabel II en 1933, aunque no estuvo en uso hasta 1845.

La parte escultórica corrió a cargo de Tomás Llovet, escultor de Alzañiz y profesor de Bellas Artes de Zaragoza. Consiste en un pilón circular de cuyo basemento piramidal salen cuatro grandes delfines.

Sobre el Pilón descansa una estatua de Neptuno, dios de los mares, con el brazo extendido y el tridente en la mano. Esta estatua está inspirada en la fuente madrileña del Paseo del Prado, obra de Pascual de Mena.

La piedra procedía de las canteras de Épila. El agua se trajo primero del manantial de Ojo Grande de Pinseque, y, tiempo después desde una de las acequias que cruzaban el paseo Salón de Santa Engracia para aligerar costes.

El monumento de iconografía pagana se levantó sobre un lugar sacro, la Cruz del Coso, donde según la tradición fueron martirizados los primeros cristianos, algo que ha llamado la atención de los historiadores del arte.

En la plaza España cumplió sus funciones de abastecimiento de aguas hasta 1902, cuando fue desmontada y sustituida por el Monumentos a los Mártires de la Religión y de la Patria. La fuente Princesa permaneció abandonada en los almacenes municipales hasta que en 1946 fue instalada en una glorieta dl Parque Primo de Rivera.