Marcelino Iglesias: "Las obras están en una situación de no retorno, no pueden volver atrás ni van a volver atrás"

28/07/2010

Imagen del acto
Imagen del acto

El presidente de Aragón y el secretario de Estado de Planificación e Infraestructuras han asistido a la puesta en servicio en Angüés de los tramos de la Autovía Lleida-Huesca entre el Río Alcanadre y Siétam. Víctor Morlán ha reafirmado su compromiso para finalizar las obras en marcha en Aragón.

AUDIO - Marcelino Iglesias, Presidente de Aragón


El presidente de Aragón, Marcelino Iglesias, y el secretario de Estado de Planificación e Infraestructuras del Ministerio de Fomento, Víctor Morlán, acompañados por el consejero de Obras Públicas, Urbanismo y Transportes, Alfonso Vicente, han puesto en servicio los tramos de la Autovía Lleida-Huesca entre el Río Alcanadre y Siétamo, en un acto en el que Iglesias ha afirmado con rotundidad que "las obras están en una situación de no retorno, no pueden volver atrás ni van a volver atrás" y en el que Víctor Morlán ha reafirmado su compromiso para finalizar las obras en marcha en Aragón, entre ellas la A-22.

"Trabajamos para que este paréntesis sea lo más breve posible", ha explicado el presidente de Aragón, quien ha añadido que para ello está manteniendo contactos con el presidente del Gobierno, con el Ministerio de Fomento y también con el Ministerio de Economía.

Víctor Morlán ha incidido en que para cada una de las 32 obras rescindidas en España se han aplicado razones objetivas y criterios de eficiencia y que en la reprogramación no se ha seguido ningún criterio territorial ni político.

Con estos nuevos tramos son ya siete los puestos en servicio en la A-22, que suman 58,5 kilómetros. En los últimos tres años se ha abierto al tráfico el 54% de su longitud total. El resto de tramos de la autovía está en avanzado estado de construcción con la excepción del tramo Huesca-Siétamo, en proyecto.

Los tramos que se abren al tráfico en los que se han invertido 62,4 millones de euros comienzan en el enlace de Lascellas, en forma de trébol parcial, que conecta la A-22 con la carretera N-240 y con la carretera autonómica A-1229, a Abiego, una carretera que da acceso a numerosas poblaciones del Somontano de Barbastro. Los tramos finalizan en el enlace de Siétamo, que incluye cuatro estructuras y conecta la A-22 con la N-240 a través de la carretera autonómica A-1219 y de una glorieta provisional.

La velocidad del proyecto ha sido de 120 km/h, con dos calzadas de 7 metros de anchura cada una y arcenes exteriores de 2,50 metros e interiores de un metro, separadas por una mediana de 10 metros.