El pueblo es un remanso de paz
El pueblo es un remanso de paz

Lo reconozco, soy una urbanita. Mi corazón late al ritmo de la ciudad. Para vivir, necesito el trajín de las grandes avenidas, el sonido del tráfico (me cuesta dormir envuelta en un silencio sepulcral), el canto de sirena de los escaparates… Me gusta el anonimato, que nadie sepa quién soy, con quién voy o en qué trabajo. Asomarme a la ventana y otear un horizonte de bloques grises y antenas. Me cuesta respirar lejos de esa jungla deshumanizada en la que resulta incómodo cruzar una mirada con un desconocido en el autobús o en los ascensores. No quiero saber qué haré mañana. Prefiero que la urbe me engulla a mí, a mis costumbres y a mis inercias.

IR AL BLOG

Para mí, un pueblo es un refugio al que escapar en momentos de crisis existencial o simplemente en busca de paz. En el de mi padre nos llaman a los que vamos de visita “forasteros”, como en el salvaje Oeste… Tras un fin de semana de sosiego y actividad al aire libre, comienzo a sentir claustrofobia. Me incomodan sobremanera las miradas escrutadoras y los murmullos de la gente. “¿Y tú de quién eres?”.

Sinceramente, creo que la vida en el medio rural, al igual que las tradiciones que forman parte de la misma, generalmente se idealizan: la rutina allí es dura y exige no salirse nunca del redil. Claro que también tiene sus ventajas: la solidaridad de la comunidad, el desconocimiento del estrés, la posibilidad de contemplar las estrellas en la oscuridad de la noche (sin que la luz artificial ni la contaminación te lo impidan…). Seguro que muchos sois felices viviendo así, al fresco. Yo lo soy siendo sólo un alma más de las miles que, con sus sueños, sus deseos, sus frustraciones…, se pierden en la confusión de la gran ciudad.

[posiSEO]

Páginas Web Zaragoza
Tu web completa por 495 €. Precio final. Sin costes de mantenimiento. De calidad y con gestor de contenidos.

Gestoría Fiscal laboral Zaragoza
Dilatada experiencia en el campo del asesoramiento integral a Empresas y Profesionales. Fiscal y Laboral.

Flores a domicilio
Tu web para enviar flores a domicilio. No encontrarás mejor floristería con envío a Zaragoza, península y baleares.

Transformación espumas plásticas
Altas prestaciones y transformación de espumas plásticas para todos los sectores. Amplia gama de materiales.

25 Comentarios. Dejar nuevo

  • Pueblerinoobligado
    17 noviembre, 2008 4:28 pm

    Un pueblo es, un pueblo es, un pueblo es…abrir la ventana… Pues yo igual chica. A mí, los pueblos me gustan porque en Casa Fabián se come uno unas judías de no te menees, las magdalenas de tal otro son las mejores y el chuletón a la leña del Tío Ángel no se lo salta un gitano… De ahí que los alimentos con renombre tengan también apellidos (de pueblo), como la trenza de Almudévar,los mantecados de Astorga, el jamón de Guijuelo, la torta de Monzón, los polvorones de Estepa… que les otorgan cierta categoría y que todo el mundo conoce.
    Pues eso, que prefiero pasar mis días en una ciudad y retirarme al campo cuando a mí me apetezca.
    Hasta pronto.

    Responder
  • Pues chicos, yo me siento justo al revés, me agobio si pasan más de unos pocos días si ver algo más que 20 tristes grados de cielo entre dos moles horribles de cemento o si tengo que pisar asfalto sin descanso durante más de una semana… Para mí el aire libre y el monte son lo mejor, además es que vosotros no tenéis vecinas cotillas o qué? En un pueblo por lo menos es más fácil no compartir edificio con ellas… El anonimeto no existe ni para los que duermen al raso en el monte. Así que mocicos, haceos a la idea de visitarme en un pueblo porque cuando tenga hijos espero poder criarlos en uno para que crezcan como crecimos nosotros, jugando en la calle hasta que se encendían las farolas…

    Responder
  • Holaaa chicas!!! Me da que esto lo ha escrito A, puede ser? (No desvelaré tu anonimanto). Yo me encuentro justo en la situación contraria. Que me den pueblo (pero del Pirineo, como las cabras) y que me quiten lo bailao. Aunque igual es porque hace ya un tiempo que no lo piso.

    Un besico a L. y S.!

    Responder
  • Pues sí, puede ser… 😉 Se te echa de menos, folky; a ver si te dejas caer por la redacción. ¡Viva la villa de Escucha!
    Besicos,
    A
    P.D. También de L

    Responder
  • A million thanks for posting this inftnmaoior.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú