1. Inicio
  2. Aragón XXI
  3. Intervención del Presidente de Aragón durante el Debate de Política General de Aragón

Intervención del Presidente de Aragón durante el Debate de Política General de Aragón

Marcelino Iglesias
Marcelino Iglesias

El texto íntegro del discurso del Presidente de Aragón, Marcelino Iglesias, en la primera sesión del Debate de Política General de Aragón que tiene lugar en las Cortes de Aragón. También se adjunta el Balance de los cien compromisos adquiridos con Aragón para la Legislatura 2007-2010.

PDF – BALANCE CIEN COMPROMISOS

Primera sesión (13/09/2010)

Iniciamos hoy el último Debate de Política General sobre el estado de la Comunidad Autónoma de la presente legislatura. Una legislatura compleja, que ha tenido dos etapas bien diferenciadas.

La primera, en los años 2007 y 2008, de extraordinario crecimiento económico y desarrollo de Aragón, que culminó con la celebración de la Expo. Y una segunda, que se inicia a finales de ese año, marcada por la más profunda crisis económica vivida por las economías de todo el mundo en muchas décadas.

En primer término quiero recordar que queda un curso completo para acabar la legislatura, una cuarta parte de la misma, y que el Gobierno que presido tiene como principal objetivo la superación de la crisis y la paulatina recuperación del empleo perdido en este tiempo. Sin duda, la cara más amarga de la situación que atravesamos desde hace casi dos años.

Una legislatura en la que hemos iniciado el desarrollo de nuestro Estatuto de Autonomía. Un Estatuto que ya ha demostrado sus enormes posibilidades.

Un Estatuto que surgió fruto de un amplísimo consenso en esta Cámara. Que nació del diálogo entre los grupos políticos aquí representados y el Parlamento de España. Diálogo y consenso, dos líneas que han marcado el devenir de una coalición de Gobierno que se ha convertido en la más longeva de la historia democrática española.

Permítanme que una vez más, pero en esta ocasión de forma muy especial por razones personales, agradezca la lealtad y la colaboración con la que el Partido Socialista y el Partido Aragonés han trabajado.

Fruto de esta actitud ha sido la etapa más larga de estabilidad de nuestra Comunidad. Una estabilidad que han reconocido y han refrendado con su voto los aragoneses, que han ido incrementando en las urnas su apoyo a la coalición.

Un agradecimiento que quiero hacer extensivo a todos y cada uno de los militantes del PAR y especialmente a su presidente, José Angel Biel. Vicepresidente, estoy seguro que los aragoneses seguirán reconociendo el trabajo realizado y convencido de que nos queda un largo camino para la colaboración en la política aragonesa.

El Estatuto es la herramienta que marca nuestra identidad, que fija el desarrollo de nuestra autonomía y que nos permite ir perfilando el Aragón del futuro.

En estos primeros años de aplicación ya hemos constituido la Cámara de Cuentas y el Consejo Consultivo de Aragón; aprobado la Ley del Presidente y del Gobierno; remitido a esta Cámara el proyecto de ley de Derecho Civil Patrimonial y el reciente proyecto de ley de convenios. Hemos asumido nuevas competencias en materia de formación profesional, conservación de la naturaleza, instalaciones radiactivas y hemos ampliado los medios en materia de administración de Justicia y protección de menores.

Ya hemos cerrado los acuerdos que permitirán trasladar los Juzgados de Zaragoza al recinto de la Expo y ampliar la actual sede del Tribunal Superior de Justicia de Aragón con un nuevo edificio que acogerá la Audiencia Provincial.
Una modernización total de nuestra Justicia nunca acometida en la Comunidad, que se suma a los nuevos edificios en Fraga, Caspe, Huesca y Teruel, ya concluidos o en diferentes fases.

Hemos puesto en marcha la Comisión Bilateral con el Estado, que ha permitido alcanzar acuerdos en materia de ejecución de infraestructuras estatales, gestión de la reserva hídrica y ampliación de la unidad adscrita de la Policía Nacional.

Por su parte, la Comisión de Asuntos económico-financieros nos ha permitido cerrar el acuerdo sobre mermas tributarias.

Aragón, además, es impulsora del grupo de comunidades con estatutos reformados que viene trabajando en materia de coordinación e intercambio de experiencias, en sentido horizontal, sin necesidad de contar con la Administración del Estado, y al que se están sumando buena parte de las Comunidades Autónomas que aspiran a la reforma de sus Estatutos.
Este desarrollo estatutario lo venimos realizando sin conflictos con el Estado ni con otras Comunidades Autónomas y siempre con el consenso de esta Cámara.

Como decía al inicio, es la situación económica la que marca desde hace casi dos años el trabajo, la preocupación y las inquietudes de todos.

No me detendré en analizar el origen y las causas de esta crisis. Hemos hablado en esta tribuna largamente en estos dos años. Quiero recordar, para situar el debate en su justo punto, que la crisis no se ha generado ni en Aragón ni en España.

La crisis tiene inicialmente su origen en Estados Unidos y alcanza su punto máximo con el colapso financiero que provocó una parálisis bancaria en todo el planeta en el otoño de 2008.

Este mismo año, en primavera, cuando nuestra economía había comenzado a repuntar, Europa sufrió un revés inesperado como consecuencia de la situación griega. El contagio a las economías del sur del continente, entre ellas España, propició una crisis, en este caso de confianza, que obligó a adoptar medidas urgentes de austeridad en las cuentas públicas.

En junio, los mercados sembraron dudas sobre la solvencia de las entidades financieras y el endeudamiento privado, que sólo se resolvieron cuando se hicieron públicos, tal como reclamaba el Gobierno español, los test de la banca en toda la Unión Europea.

España ha recobrado la confianza de los mercados, pero las medidas que han debido adoptarse pueden tener algunos efectos sobre la continuidad y el ritmo de la incipiente recuperación económica.

El crecimiento en la Unión Europea está siendo mucho más lento que en los países emergentes o las grandes economías mundiales (Estados Unidos o Japón). Europa ha quedado claramente rezagada, aunque en el último mes Alemania ha ofrecido datos de crecimiento que devuelven la confianza.

España, como consecuencia de la peculiaridad de añadir a la crisis financiera la de la construcción, todavía se recupera más lentamente.

Es pronto, además, para comprobar el resultado de las reformas estructurales que nuestro país está adoptando en relación al mercado laboral y financiero y las que en este momento se debaten sobre la Seguridad Social.

Algunas de estas medidas han provocado la convocatoria de una huelga. Es comprensible la preocupación manifestada por los sindicatos; pero los acuerdos de la Unión Europea no permiten alternativas.

La economía aragonesa no es ajena a toda esta situación. Desde el inicio de la crisis, el Gobierno de Aragón ha adoptado medidas para hacerle frente y evitar un mayor deterioro del mercado laboral.

Como en la totalidad de países de nuestro entorno, inicialmente se adoptaron medidas de estímulo del empleo, de promoción económica y de inversión pública. En definitiva, medidas económicas anticíclicas y expansivas que pretendían, en un momento de atonía del sector privado, incrementar la actividad económica.

Todas ellas fueron ampliamente tratadas en el debate del año pasado. En los presupuestos del presente año las hemos complementado, adoptando las primeras decisiones de ajuste presupuestario.

Aragón también ha mostrado en este período la solidez de su sistema financiero. La necesaria ola de fusiones que ha cambiado radicalmente el mapa de España apenas nos ha afectado. Ibercaja y CAI, las dos principales entidades, mostraron su solidez en los test de solvencia y se han mantenido sin necesidad de recabar fondos de ayuda del Estado.
La integración de la CAI en un sistema de protección sólo se ha iniciado cuando la entidad aragonesa lo ha considerado oportuno para su negocio, sin necesidad de ser instada por el Banco de España.

Un proceso en el que el Gobierno de Aragón, como siempre en esta etapa, ha respetado absolutamente las decisiones de los órganos directivos de las entidades y les ha apoyado y prestado su colaboración en cuanto han requerido.
Una solidez que es trasladable a las tres cooperativas de crédito, también inmersas en un proceso de integración en un sistema de protección

La mejor preparación de la economía aragonesa para la crisis, sobre la que luego me extenderé, y las medidas adoptadas, permitieron que Aragón fuese, tras Navarra, la primera Comunidad Autonóma en salir de la recesión.
Aunque de forma leve, nuestra economía empezó a crecer en el último trimestre de 2009 y ha mantenido la tendencia a lo largo de este 2010. Las previsiones efectuadas por todos los organismos europeos de carácter económico a comienzos de este año se han visto, sin embargo, ralentizadas.

Los acuerdos de la Unión Europea, tras la crisis griega, nos han obligado a centrarnos en el control del déficit. A finales de mayo, ya tratamos en un pleno de esta Cámara las medidas de ajuste presupuestario extraordinario que el Gobierno de Aragón adoptó para cumplir los objetivos europeos de déficit público, que incluyen alcanzar el 6% en 2011 y el 3% en 2013 para el conjunto de las administraciones públicas.

Podemos afirmar con seguridad que Aragón cumplirá los criterios de estabilidad acordados en la Unión Europea y fijados por el Gobierno de España.

Nuestras finanzas públicas siguen evidenciando una salud notablemente mejor que la media española. Tanto la deuda como el déficit han evolucionado de forma favorable respecto al conjunto del país. De este modo, hemos ampliado a 2,5 puntos nuestro diferencial de deuda emitida sobre la media de las comunidades autónomas, con las que todavía mantenemos más de medio punto de distancia con respecto al déficit público.

Pero no sólo tenemos unas finanzas públicas estables, sino que la economía aragonesa ha entrado en un periodo de estabilización que nos permite afirmar que ya ha tocado fondo y ha comenzado a repuntar.

Lo hace lentamente, más lentamente de lo previsto como consecuencia de las medidas de reducción del déficit que se han adoptado en toda Europa.

El PIB interanual todavía cayó en el último trimestre del pasado año un 3,1%. Esta cifra se redujo al 1,1 en el primer trimestre de este año y en el segundo ya se ha equilibrado.

Si analizamos el estado de nuestra economía por sectores, observamos una mejora paulatina en todos ellos, que confirman esa estabilización.

La confianza en el sector industrial mejora mes a mes. Hasta el punto de que la producción industrial mostraba en junio un comportamiento positivo por primera vez desde comienzos de 2008.

La construcción, que había iniciado su recuperación, aunque todavía se mueve en tasas negativas, ha tenido un leve empeoramiento como consecuencia de los ajustes del gasto público.

Mientras, los servicios prácticamente se han equilibrado. Un dato de extraordinaria importancia dado el elevado peso que tienen en el empleo.
La estabilización económica la confirman asimismo el consumo de los hogares, que ya ha iniciado su equilibrio, y la inversión en bienes de equipo, que se acerca con rapidez a terreno positivo.
Por último, el sector exterior sigue comportándose con gran firmeza.
Pese a esa mejora de los indicadores macroeconómicos, que nos hacen afrontar con confianza el futuro más inmediato, el crecimiento es todavía insuficiente para generar empleo y comenzar a reducir las cifras de desempleados.
Es el elemento más negativo que sigue mostrando nuestra economía. Aunque en los últimos meses hemos reducido ligeramente el número de desempleados, bajando de los 90.000, entramos en una etapa en la que volveremos a sufrir algunos incrementos.
Insisto que es el hecho más grave de esta crisis. Cada familia que se queda en el desempleo es un drama y somos bien conscientes de ello. De ahí que nuestra preocupación y nuestros desvelos van a seguir centrados en paliar lo más rápidamente posible esta lacra.
Quiero transmitir un mensaje de confianza a todas estas personas. Hemos superado la etapa más difícil y esperamos ir mejorando paulatinamente en los próximos meses.
El hecho de que nuestro mercado laboral haya resistido mejor esta etapa, considero que es otro elemento de confianza. Incluso en estos meses de dificultades hemos ampliado el diferencial de desempleo con el conjunto del país que hoy es de seis puntos. El 20% español frente al 14% de paro en Aragón.
Y todo ello, manteniendo unos niveles de ocupación significativamente muy importantes. Quiero recordar que hoy, pese a la crisis, cada día trabajan en Aragón 115.000 personas más que hace diez años, nada menos que un 25% más que en 1999.
Este mejor comportamiento del empleo no ha sido casual. Aragón emprendió hace unos años un trabajo de diversificación económica y búsqueda de nuevos yacimientos de empleo que se han comportado mejor en este periodo de dificultades.
Los sectores ligados a nuestra localización geográfica, que aprovechan nuestros recursos endógenos y en los que hay un alto componente de investigación y desarrollo han sido determinantes y en ellos debemos seguir trabajando en el futuro.
Vengo defendiendo el buen trabajo realizado junto a empresarios y sindicatos en este aspecto. Un trabajo que nos ha permitido anticiparnos, fortalecer nuestra economía y modernizarla. Es esencial continuar con decisión en esta misma línea.
Una buena prueba de esta diversificación lo ejemplifica el sector de la automoción. A final de los años 90 aportaba casi el 7% a nuestro PIB y hoy ese peso se ha reducido a algo menos de la mitad. Cifras similares a las de la agricultura, que ha pasado del 8 al 4%. El “monocultivo económico” de que se habló en Aragón hoy sin duda ha desaparecido.
Mientras, el sector servicios ha aumentado más de siete puntos su peso en poco más de 20 años, aportando hoy dos terceras partes a nuestra economía.
Unos datos que evidencian que Aragón ha pasado a tener unos componentes en su estructura económica que se aproximan cada vez más a los estándares de las principales economías europeas. El CESA nos sitúa en el segundo lugar nacional en diversificación.
El Plan Nacional de Reformas 2008 destaca cómo Aragón ha avanzado por delante del resto de Comunidades en la revisión de los objetivos de la agenda de Lisboa: 5ª comunidad en PIB per capita y personal en I+D por 1.000 empleados, 4ª en tasa de actividad, 2ª en tasa de ocupación, 3ª en formación permanente, 4ª en ocupados en sectores de alta tecnología, 3ª en resultados del Informe PISA en lectura y ciencias y 4ª en matemáticas.
Por su parte, la Fundación BBVA destaca que Aragón es la 5ª autonomía más competitiva de España y la sitúa en índice de desarrollo humano en 4ª posición con valores cercanos a Alemania, Reino Unido o Francia.
Nuestra referencia ya no son sólo las comunidades autónomas vecinas, sino los países más avanzados de la Unión Europea.
El objetivo de nuestras políticas es la mejora de la calidad de vida de los aragoneses. La acción del Gobierno ha ido dirigida en todos estos años a la búsqueda del bienestar de nuestros ciudadanos, y mantenemos, incluso en los momentos más difíciles de esta crisis, nuestro compromiso con las políticas sociales.
No repasaré en detalle el grado de cumplimiento de los cien compromisos de Gobierno para esta legislatura, con el objetivo de agilizar este debate. Los servicios de la Cámara les proporcionarán un documento donde se detalla el estado de cada uno de ellos y mañana podemos extendernos en aquellos que los portavoces tengan interés.
Permítanme que me refiera, aunque sea brevemente, a los tres pilares del Estado del Bienestar que son competencia de nuestra Comunidad Autónoma: salud, educación y servicios sociales.
Gozan de una alta valoración y aceptación por parte de los aragoneses, y en este periodo de ajustes, el Gobierno ha mantenido el esfuerzo económico para que los ciudadanos no perciban el menor deterioro en la calidad de estos servicios.
Un compromiso que mantendremos en el futuro.
Señorías, el compromiso adquirido en materia de salud, desde que asumimos las competencias, se puede resumir en las inversiones realizadas, que se aproximan a los 500 millones de euros desde el año 2003 (80.000 millones de las antiguas pesetas).
Una inversión que nos ha permitido renovar mayoritariamente la red de hospitales y que completaremos en los próximos meses con la licitación de la construcción del hospital de Teruel y la redacción del proyecto del de Alcañiz, ya en marcha.
Inversión que ha permitido la construcción y puesta en servicio de los Centros de Alta Resolución de Cinco Villas, Bajo Cinca y Moncayo. La renovación y consolidación del Hospital de Alta Resolución del Pirineo en Jaca. Además de la modernización y nueva construcción de los centros de especialidades y de salud que se viene realizando en todo el territorio.
El 73% de los aragoneses consideran que nuestro sistema público de salud funciona bien. Y el 70% de quienes pueden elegir entre la sanidad pública y la privada prefieren la pública en todos sus niveles: atención primaria, especializada, hospitalaria y de urgencias.
Mantenemos el liderazgo en camas públicas por habitante. Somos la cuarta Comunidad en gasto sanitario por habitante, habiendo mejorado dos posiciones en el ranking nacional. Y mejoramos la media española en todos y cada uno de los parámetros del Sistema Nacional de Salud. Incluidas las listas de espera quirúrgica.
En 2008 algo más del 20% de los pacientes se intervinieron en menos de un mes, y el 61% antes de cuatro meses. Datos que son públicos y que el Servicio Aragonés de Salud actualiza de forma permanente en Internet, en un esfuerzo por la transparencia y la información a los ciudadanos que no es habitual en otras Comunidades.
Hemos puesto en marcha con gran éxito el servicio Salud Informa que facilita información al usuario y permite obtener cita a través de un teléfono único o de internet. En su primer año de funcionamiento han sido atendidas casi un millón de citas y los usuarios puntúan con un 9 sobre 10 la calidad de este servicio.
Por último, venimos ampliando la libertad de elección de centro médico y de profesional para las especialidades de mayor demanda.
No menos llamativas son las inversiones realizadas en educación. Sólo este año hemos actuado en la reforma o ampliación de 60 centros educativos, siete de ellos de nueva construcción.
Seguimos extendiendo la red de escuelas infantiles municipales que este año alcanzarán la cifra de 179, veintidós de ellas de nueva creación.
Casi 15.000 alumnos utilizan el transporte escolar a diario; otros 32.000, los comedores de 212 centros. Y 117.000 se benefician del plan de libros gratuitos.
En Formación Profesional ya contamos con 18.000 alumnos matriculados, un 10% más que el curso pasado. Y se han puesto en marcha los programas Erasmus para este nivel educativo.
Venimos avanzando en la integración de la formación profesional en todos sus niveles y en su adaptación a las necesidades de cada comarca. Este curso entran en funcionamiento cinco centros integrados, dos en Huesca y Zaragoza y uno en Alcañiz; mientras que en Tamarite, Illueca y Andorra se ponen en marcha los primeros ciclos adaptados a las economías de sus comarcas que permitirán a los trabajadores adquirir nuevas competencias profesionales en colaboración con empresas o instituciones.
Estamos iniciando la formación en lenguas extranjeras en los ciclos de Formación Profesional. Enseñanzas ampliamente extendidas en los niveles obligatorios, donde más de 7.000 alumnos reciben enseñanza bilingüe en francés. Otros 6.500 en inglés y casi 600 en alemán.
Ya se ha implantado en todos los centros de infantil y primaria la enseñanza de la primera lengua extranjera a partir de los cuatro años y la segunda lengua en tercer ciclo de primaria alcanza los 114 centros.
Además 4.000 alumnos reciben la enseñanza de catalán en la zona oriental de Aragón y otros 250 de aragonés.
Una enorme ampliación de la oferta educativa que ha llevado aparejado el incremento del profesorado. Sólo este año la oferta de empleo público alcanza las 445 plazas en secundaria, formación profesional y profesorado de música y artes escénicas.
En atención a la dependencia nos situamos entre las cuatro comunidades que más avanzadas se encuentran en la puesta en marcha y desarrollo de la Ley de la Dependencia.
De las 45.700 solicitudes recibidas se han valorado más de 40.000 y un 79% de los grades dependientes o dependientes severos reciben servicios y prestaciones. Además, 12.700 personas cuidadoras tienen reconocida prestación económica para los cuidados de sus familiares.
Desde la puesta en marcha de la Ley de la Dependencia, Aragón ha invertido 130 millones de euros en esta materia. De forma paralela en este año contamos con 800 nuevas plazas en residencias para personas mayores dependientes, un 20% más que el año anterior, y estamos actuando en la construcción o reforma de nueve residencias.
Unos datos que evidencian la apuesta que este Gobierno ha hecho por las políticas sociales y que, vuelvo a insistir, pese a los ajustes presupuestarios, es donde haremos un máximo esfuerzo para mantener la calidad de los servicios públicos.
Hemos elevado hasta los 12 millones de euros las ayudas para la inclusión social en 2010. Un incremento superior al 50% que nos ha permitido elevar la cuantía mínima mensual del Ingreso Aragonés de Inserción, con el que ya hemos atendido a 1.700 familias. Medida complementada con las ayudas de integración familiar y otras ayudas de inclusión como la paga única de pensiones no contributivas o las ayudas de urgencia.
Quiero señalar que el Gobierno no ha dejado desatendida por motivos económicos ni una sola de las peticiones recibidas y que viene ampliando las dotaciones presupuestarias en esta materia.
Señorías, el verano ha sido particularmente intenso como consecuencia de la reducción de la inversión en obra pública que el Gobierno de España anunció para alcanzar los objetivos de déficit público acordados con Europa.
El primer anuncio realizado por el Ministro de Fomento suponía la paralización de la mayoría de las actuaciones que estaban en marcha en Aragón.
Desde el mismo instante del anuncio iniciamos contactos con la vicepresidenta Económica y el ministro de Fomento, para conseguir que el paréntesis anunciado fuera lo más breve posible.
Siempre he defendido que en sus relaciones con los diferentes gobiernos centrales, Aragón no debe caer en maximalismos, ni emular las posiciones nacionalistas más radicales, que provocan tensión hasta el límite con el Estado. Hay quienes critican a los que actúan de ese modo fuera de Aragón y a la vez exigen que aquí nos comportemos de forma extemporánea.
Soy firme partidario de que Aragón actúe con una lealtad exigente. No tenemos por qué plegarnos a decisiones venidas de Madrid, pero tampoco hacer de la amenaza de la ruptura nuestro principal argumento.
Aragón debe apostar por un Estado muy descentralizado, pero al mismo tiempo muy solidario y, sobre todo, muy cohesionado.
Para conseguir esa cohesión, es requisito imprescindible la lealtad entre las grandes fuerzas políticas. Este acuerdo permitiría sacar del primer plano de la actualidad aquellos debates que fuerzan algunas minorías.
Las políticas de Estado, como la política constitucional, la estatutaria, el sistema electoral o la lucha contra el terrorismo, precisan de acuerdos amplios entre las formaciones que aspiran a gobernar. Aunque aquí a alguien pueda sonarle extraño, es la actitud habitual de los grandes partidos de gobierno en otros países de nuestro entorno.
Estoy convencido de que el papel de Aragón en el Estado será más importante cuanto más capaces seamos de hacer del diálogo y la negociación nuestra herramienta política.
Las conversaciones con el Gobierno de España, en las que tuvo especial protagonismo el secretario de Estado de Infraestructuras, Víctor Morlán, desembocaron en una entrevista con el Presidente Zapatero, en la que cerramos los acuerdos para desbloquear las obras en marcha en Aragón.
La consecuencia es visible. La Ronda Norte de Zaragoza, la variante de Alcañiz o los tramos pendientes de la autovía Huesca-Lérida han reanudado las obras. En las autovías Huesca-Jaca y Jaca-Pamplona trabajamos para que los tramos rescindidos puedan licitarse con el presupuesto de 2011, junto al tramo de Ráfales en la nacional 232. La colaboración público-privada garantizará la continuidad del resto de tramos.
Fruto de esas conversaciones hemos garantizado, asimismo, la electrificación de la línea férrea Teruel-Zaragoza.
Mientras prosigue la mejora de la vía ferroviaria de Canfranc, hace escasas semanas se reunía en Zaragoza la Agrupación Europea de Interés Económico entre España y Francia, lo que supone en la práctica el inicio de las actuaciones para fijar el trazado definitivo de la Travesía Central del Pirineo.
Este año ha sido especialmente fructífero en la búsqueda de apoyos a este corredor. Hemos mantenido reuniones con el Primer Ministro de Marruecos; el Presidente y el Primer Ministro de Portugal; el Presidente de la Comisión Europea y el Comisario de Transportes; y hemos obtenido el apoyo expreso de las Comunidades Autónomas de Andalucía, Madrid, Castilla La Mancha, Extremadura, la región portuguesa del Alentejo, la francesa de Midi-Pyrenees y las Cámaras de Comercio españolas y la CEOE.
Nuestra preocupación en materia hidráulica se concretaba también, en la reunión con el Presidente Zapatero, en el desbloqueo del recrecimiento de Yesa. Tras el visto bueno al estudio de Impacto Ambiental, el Consejo de Ministros autorizó hace escasos días una inversión complementaria de 24 millones de euros y está previsto que autorice en los próximos meses las inversiones correspondientes al tercer modificado.

Los ajustes del Gobierno de España han llegado también al sector de la vivienda. En las conversaciones mantenidas hemos propuesto un acuerdo de tal modo que Aragón pueda cumplir los objetivos prioritarios de su política de vivienda, minimizando todo lo posible los efectos del recorte ministerial. Especialmente, los relacionados con las áreas de urbanización prioritaria y las ayudas a la rehabilitación y al alquiler.
En los últimos días ha vuelto a la actualidad, como consecuencia del encierro mantenido por alcaldes y trabajadores de las comarcas de Cuencas Mineras y Andorra-Sierra de Arcos, la situación del uso del carbón en España.
Señorías, desde hace más de un año el Gobierno de Aragón está en permanente contacto con el Gobierno de España, los gobiernos de Asturias y Castilla y León y la Unión Europea en la búsqueda de soluciones que permitan reanudar la actividad en las centrales térmicas de Escucha y Andorra.
Recordaré que el problema surge como consecuencia del descenso de consumo de energía eléctrica en España, que ha caído, a causa de la crisis, un 4,6%.
El uso del carbón se ha visto penalizado, además, como consecuencia del excelente año hidráulico y eólico. Energías limpias que tienen prioridad en el abastecimiento, de acuerdo a la legislación.
La consecuencia inmediata es que las centrales de ciclo combinado de gas y las térmicas han visto como se paralizaba su actividad, arrastrando a toda la minería del carbón. Generando, por otra parte, extraordinarios excedentes.
En septiembre de 2009 ya acordamos con el Gobierno de España, y de acuerdo las tres comunidades afectadas, la promulgación de un decreto que diera prioridad al carbón, durante unas horas al día.
Dicho decreto contó con los reparos de la Comisión Nacional de la Energía y de Bruselas, que desde el pasado mes de enero ha solicitado numerosa documentación y se ha mostrado poco favorable a la autorización.
El Colegio de Comisarios dejó sobre la mesa en julio la resolución del conflicto, y esperamos que se pronuncie este mes de septiembre.
El consejero de Industria ha mantenido decenas de reuniones con este tema. La pasada semana incluso firmaba un acuerdo con Asturias y Castilla y León, al que se sumaron las patronales de España y Alemania, reclamando la aprobación inmediata de las nuevas medidas que permitan la reanudación de la actividad en las centrales térmicas.
Entre tanto, el Gobierno de Aragón ha estado en permanente contacto con los sindicatos y los alcaldes de las zonas afectadas, manteniéndoles informados de cuantas actuaciones ha venido realizando a lo largo de este año para salvar una actividad que afecta a varios cientos de trabajadores en la provincia de Teruel.
Una comisión encabezada por el consejero de Presidencia y alcaldes de la zona se reunirá la próxima semana en Bruselas con máximos responsables de la Unión Europea.
Señorías, es un tema crucial, en el que estamos trabajando coordinadamente y que también he tratado con el Presidente Zapatero. Estoy convencido que en muy poco tiempo encontraremos una solución alternativa que permita reanudar el ritmo de trabajo en Escucha y Andorra.
El Gobierno de Aragón ha venido apostando por algunos sectores de la economía que atesoran una gran capacidad de desarrollo en nuestro territorio, y cuyo buen comportamiento en este periodo nos ha permitido mantener y generar empleo en tiempos de dificultad.
Sobresalen en este aspecto los relacionados con la agricultura y las políticas medioambientales.
Aragón se ha caracterizado por ser históricamente un gran productor agroalimentario. En los últimos años, la política del Gobierno se ha centrado en la calidad de las producciones, donde ha sido determinante el Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria, y especialmente en la implantación, consolidación o relanzamiento de la agroindustria aragonesa.
Un sector de gran vitalidad que apuesta por la transformación y comercialización de los productos agrícolas y ganaderos. Un sector que aumenta el nivel de participación de los productores en el incremento del valor añadido de las producciones, permite la sostenibilidad del medio rural, genera empleo y mejora nuestra ordenación del territorio.
A esta finalidad contribuirá muy especialmente la nueva Ley de Desarrollo Rural Sostenible, que pretende dinamizar el territorio mediante el aprovechamiento de los recursos endógenos.
En el período 2000-2010 se ha inducido una inversión de más de 1.200 millones de euros, que vienen generando alrededor de 300 empleos anuales.
Una política que no sería viable sin la modernización y la ampliación de nuestros regadíos. Señorías, desde el año 2000 hemos creado o tenemos en ejecución más de 40.000 nuevas hectáreas de regadío (entre el Plan Nacional, el PEBEA y los regadíos sociales) y hemos transformado otras 150.000.
En momentos como los actuales, en que la situación económica y el control del déficit público obligan a reducir el presupuesto, se hacen más útiles las fórmulas de gestión que permiten el mantenimiento de la inversión pública.
El Gobierno de Aragón ya anticipó la colaboración público-privada en algunos proyectos pioneros, como la primera autopista autonómica, el Plan Especial de Depuración o el Proyecto RED de carreteras.
Todas estas políticas, y muy especialmente las medioambientales, tienen consecuencias directas e inmediatas sobre nuestro principal objetivo, la creación de empleo.
El Plan Especial de Depuración de Aguas Residuales ha sido capaz de generar, junto con los planes de residuos y de incendios, el equivalente a 14.000 empleos al año.
Junto al Plan del Pirineo, que ejecutamos tras el acuerdo alcanzado con el Ministerio de Medio Ambiente, Aragón se ha situado a la vanguardia europea en el cumplimiento de las directivas continentales que obligan a depurar todas las aguas residuales en el año 2015.
La gestión de residuos supondrá en los próximos cinco años una inversión superior a los 72 millones de euros, y será una nueva fuente de generación de empleo.
Unas políticas medioambientales que han situado a Aragón como referente en el ámbito internacional de la sostenibilidad.
En este ámbito, constituyen un capítulo fundamental las energías limpias. Nos comprometimos a que en el año 2025 generaríamos con energías renovables el equivalente a todo el consumo energético aragonés. Hoy ya procede el 70% de la energía eléctrica consumida y en el año 2015 habremos alcanzado el 100%.
En el año 2012 habremos alcanzado los 6.000 Mw de potencia eléctrica de origen renovable instalada.
Mientras, proseguimos nuestra apuesta en la investigación sobre el hidrógeno.
Si las energías, la agricultura y el medioambiente aprovechan los recursos endógenos, sucede otro tanto con el turismo. El sector que más y mejor ha resistido la crisis. Especialmente el turismo de invierno ha vivido, estos dos últimos años, cifras récord.
Formigal es hoy el primer dominio esquiable de España. Hemos ampliado las estaciones turolenses de Valdelinares y Javalambre y trabajamos administrativamente en la futura ampliación de Cerler.
Hoy, el sector de la nieve genera 1.700 empleos directos y 15.000 indirectos. Contamos con casi 6.000 plazas hoteleras a pie de pistas y cerca de 40.000 en un área de 35 kilómetros de las mismas.
Nuestra ubicación geográfica nos ha permitido desarrollar el sector logístico. Un sector que en apenas media docena de años ha generado 10.500 empleos en Plaza. Otros 160 en Platea, en Teruel, donde además se trabaja en el aeródromo de Caudé. Un centenar de personas están ya trabajando en PLHUS y en Fraga ya se han vendido once parcelas a otras tantas empresas.
La logística requiere de comunicaciones. Para garantizarlas tenemos en marcha el Plan RED de carreteras que, con una inversión de 650 millones de euros, permitirá renovar 2.500 kilómetros de carreteras de la red autonómica, generando en los próximos tres años alrededor de 13.000 empleos. Las obras se iniciarán en el primer trimestre del próximo año.
La tercera gran pata de la nueva economía es el sector vinculado a las nuevas tecnologías, la sociedad de la información y la investigación y el desarrollo.
Un sector que no tendría el menor sentido sin una apuesta por una Universidad dinámica y bien coordinada con las empresas. Desde 1999 este Gobierno ha más que duplicado la transferencia básica a la Universidad. Una cifra superior al 8% anual. Señorías, somos conscientes de que todavía hay que hacer un esfuerzo económico con nuestra Universidad.
Vamos a seguir haciéndolo. Estamos en momentos de dificultad y la Universidad debe entender que también le corresponde una parte de los ajustes, pero proseguiremos incrementando los recursos para que cada día sea más competitiva.
En esta misma línea hemos hecho un esfuerzo con la investigación. Hoy contamos con más de 3.000 investigadores en el sector público y hemos cuadruplicado los recursos dedicados a la investigación desde 2004, además de consolidar y ampliar las infraestructuras investigadoras existentes.
A los que hay que sumar la aportación que se realiza desde los parques tecnológicos. En Walqa ya trabajan 850 personas y en Alcañiz, urbanizadas las dos primeras fases del Parque Tecnológico del Motor, trabajamos para comenzar a instalar empresas. La previsión es que en los próximos cuatro años se generen más de 200 empleos.
La sociedad de la información es hoy imprescindible. Tanto como las infraestructuras físicas que la facilitan. Trece comarcas de la Comunidad ya disponen de banda ancha con redes de distribución comarcal. Las tres capitales están conectadas por fibra óptica y la TDT se ha implantado con notable éxito, sin que haya sido necesario simultanear las emisiones digitales con las analógicas. Hoy el 99,7% de los aragoneses reciben la señal digital a través de 410 centros emisores.
En poco más de cinco años, cuando nació Aragón Radio, hemos consolidado los medios de comunicación públicos. Las audiencias no han dejado de incrementarse tanto en la radio como en la televisión, contribuyendo de forma extraordinaria a consolidar nuestra identidad como pueblo.
Identidad que conforman nuestras acciones culturales. Esta Cámara ha aprobado la Ley de Lenguas. Estamos a punto de concluir la ampliación del Museo Pablo Serrano, está listo el proyecto de ampliación del Museo de Teruel para poder licitar las obras y en tramitación los proyectos del Espacio Goya y el Teatro Fleta.
Estamos concluyendo los trabajos museográficos en el Palacio Episcopal de Barbastro y restaurando las piezas que se expondrán, en tanto conseguimos que se ejecuten las sentencias del Vaticano para el retorno de los Bienes del Obispado de Barbastro-Monzón.
Es sobradamente conocido que hemos adoptado iniciativas jurídicas para exigir ante la jurisdicción civil el cumplimiento de los decretos del Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica.
Sigue resultando inconcebible que un Obispo no cumpla los mandatos de su máxima jerarquía y se escude una y mil veces en argumentos peregrinos para no devolver a su legítimo propietario unos bienes que la Justicia ha reconocido que pertenecen a Barbastro-Monzón.
No vamos a cejar en el empeño, siempre de acuerdo con el Obispado, hasta que consigamos el regreso de unas obras, cuyo retorno se dilata ya en exceso.
Como he ido desgranando, ejercer tareas de gobierno supone desplegar una amplia e intensa actividad en sectores tan diversos como el empleo, el medio ambiente, la salud o la educación.
Pero no sólo nos interesa qué ámbitos se gobiernan. Para nosotros, tan importante o más es el cómo se gobierna. Somos una democracia, y queremos hacer nuestra tarea con los ciudadanos.
Una exigencia que, en el caso de este Gobierno de Aragón, se ha traducido en una clara apuesta política por la innovación democrática esta legislatura, tal como refleja nuestro Estatuto de Autonomía, ya que aspiramos a construir una democracia más participativa y de mayor calidad.
En tan sólo tres años nos hemos convertido en un referente para el conjunto del Estado. Hemos diseñado y puesto en marcha una política innovadora.
Hemos impulsado procesos participativos para construir, entre todos, mejores políticas públicas. Hemos aprovechado la experiencia de los acuerdos del agua, que pusieron fin a años de conflicto y, recientemente, hemos reproducido ese modelo con la mesa de la montaña, cuyas conclusiones, quiero recordar, nos hemos comprometido a trasladar al ordenamiento jurídico aragonés.
Hemos ayudado a las entidades locales en su compromiso con la participación ciudadana y hemos construido una web en software libre como instrumento privilegiado de relación entre gobierno y ciudadanos.
La Ley de Servicios Sociales se elaboró con la participación de más de 200 entidades. Hasta 12 procesos sobre políticas públicas se han desarrollado según ese modelo de participación. Estrategia de cambio climático, inmigración, cooperación al desarrollo, educación, seguridad vial, salud, menores o violencia de género, figuran entre ellos.
Hemos creado la Corporación Pública de Empresas para racionalizar el sector y proporcionarle mayor transparencia. Somos la única Comunidad que ha reconocido por ley el derecho de la oposición a sentarse en los Consejos de Administración. Y, como ya he señalado, hemos constituido la Cámara de Cuentas.
Hemos ampliado y mejorado los sistemas de información a los ciudadanos, al tiempo que hemos atendido puntualmente un ingente número de peticiones de información de esta Cámara. Más de diez mil en los tres primeros años de esta legislatura.
Hemos avanzado mucho pero vamos a seguir profundizando en el futuro. Queremos incorporar la participación ciudadana a la administración pública y al diseño de las políticas. Para ello tenemos el reto de construir un modelo normativo que asegure los derechos y las prácticas de la participación de los ciudadanos.
Un futuro en el que Aragón debe consolidar los logros en la diversificación de nuestra estructura productiva y seguir avanzando en una mayor presencia de los sectores con mayor potencial de desarrollo.
Debemos mantener nuestra apuesta para aprovechar la privilegiada situación geoestratégica y la moderna red de infraestructuras de la que disponemos. El sector de la logística ha sido determinante en nuestra modernización económica, y no sólo por su relevancia como rama individualmente considerada, sino por su papel clave en el conjunto de la economía. Un sector, además, no deslocalizable.
Debemos profundizar en el aprovechamiento de los recursos endógenos de la Comunidad (naturaleza, nieve, agua, viento…) para favorecer el crecimiento de la agricultura, la energía, la industria y los servicios.
El turismo, sea de nieve, balnearios, rutas del vino, deportes o patrimonio cultural, tiene un amplio futuro y su variada gama permitirá desestacionalizar las temporadas.
Tenemos que seguir apostando por las energías renovables, que serán determinantes en el futuro más inmediato y marcarán el desarrollo de los territorios. Junto a ellas, los servicios medioambientales para las empresas, como el reciclaje o el tratamiento de residuos, lastrarán a quién no esté preparado.
La industria agroalimentaria será fundamental para el equilibrio territorial de Aragón. Proporciona valor añadido al sector primario, asienta población en las zonas rurales y genera empleo.
No debemos olvidarnos de aquellas ramas de actividad ya desarrolladas en Aragón como la automoción, donde todos debemos felicitarnos porque hemos superado una vez más de forma satisfactoria las amenazas que se cernían sobre Opel.
Junto a la industria del metal, garantizan empleo de alta estabilidad y bien remunerado, a la vez que precisan el uso de tecnologías avanzadas.
Debemos seguir reforzando la innovación e internacionalización de nuestras empresas, que también son fuente de desarrollo para los sectores de Investigación, Desarrollo e Innovación, y los de nuevas Tecnologías de Información y Comunicación. En esta dirección contribuye la red de Parques científico – tecnológicos y de clusters empresariales.
Por último, no debemos olvidarnos para el futuro de aquellos sectores, primordialmente de servicios, que tendrán un previsible aumento de la demanda en la propia Comunidad. Vinculados en general a las políticas sociales: educación, sanidad, cuidado de enfermos, ancianos y niños, requerirán nuevos servicios tanto públicos como privados.
El próximo fin de semana los aragoneses acogemos en Alcañiz el Gran Premio de Aragón de Motociclismo. Una prueba del Mundial que supondrá la puesta de largo de Motorland.

Hemos demostrado nuestra preparación para acoger grandes eventos y quiero pedir a todos los aragoneses una nueva demostración de nuestra manera de ser para que los miles de personas que nos visitarán estos días y que nos verán a través de las televisiones de todo el mundo se lleven la mejor imagen de Aragón.

Señorías, hemos pasado en estos dos últimos años un momento económico complicado, muy complicado. Los problemas no han terminado, pero Aragón ha superado los momentos más difíciles. Lo ha hecho gracias a su preparación, a su modernización y a la calidad y la capacidad de los aragoneses.

Tenemos un reto inmediato que es reducir el desempleo. Nuestro problema más acuciante. Ahí vamos a seguir centrando todos nuestros esfuerzos.

Quiero trasladar a los aragoneses la máxima confianza en nuestro futuro. Hemos resistido la crisis mejor y recuperaremos antes los niveles de empleo perdidos.

Si mantenemos el proceso electoral en coincidencia con las elecciones municipales, dentro de ocho meses los aragoneses tendrán de nuevo la palabra. Afrontaremos un proceso electoral en el que los ciudadanos valorarán nuestro trabajo.

Pero en este periodo no podemos perder un instante. Tenemos que seguir tomando las medidas precisas para mejorar el empleo y en ese empeño el Gobierno de Aragón estará permanentemente centrado.

Pido a esta Cámara su colaboración y sus aportaciones.

Como decía, llevamos dos años sumidos en una crisis profunda. Soy consciente de la difícil coyuntura que atravesamos. Pero también estoy convencido de que Aragón ha demostrado su preparación, resistencia y capacidad.

Aragón es hoy una Comunidad moderna, vital, con empuje y con futuro. Una Comunidad que ha sufrido una transformación que a veces ni nosotros mismos somos capaces de apreciar.

Una Comunidad que, según el Departamento de Economía Europea, Estudios y Análisis de La Caixa, se sitúa en el segundo puesto del país si conjugamos nuestra renta y nuestro índice de bienestar.

Aragón es hoy una Comunidad desarrollada, a la que la gente quiere venir a vivir.

Señorías, no me gustaría concluir esta última intervención en un Debate de la Comunidad como Presidente de Aragón sin agradecer a esta Cámara su trabajo, su colaboración e incluso sus críticas.

Hemos trabajado juntos por el bienestar y la mejora de la calidad de vida de los aragoneses. Personalmente creo que entre todos estamos consiguiendo que Aragón protagonice el mayor salto de su historia moderna.

El comienzo del siglo XXI nos ha permitido sacudirnos algunos de los viejos fantasmas que nos lastraban históricamente. Hoy los aragoneses se sienten orgullosos de vivir en esta tierra, de ser de esta tierra.

Mi agradecimiento, mi felicitación y mi enhorabuena a todos los ciudadanos. Aragón es una Comunidad que puede confiar en su futuro porque el futuro lo hacen los ciudadanos y los aragoneses ya hemos demostrado que, juntos, somos capaces de superar cualquier reto.

Muchas gracias

Páginas Web Zaragoza
Tu web completa por 495 €. Precio final. Sin costes de mantenimiento. De calidad y con gestor de contenidos.

Hotel Matarraña
Posada Guadalupe. Un hotel familiar y acogedor en el Matarraña con restaurante y espacio para eventos.

Transformación acero inoxidable
CBC Bellvis, creadores de la olla exprés. Fabricación de menaje de cocina, ollas, cacerolas, marmitas, paelleras… transformación del acero.

Flores a domicilio
Tu web para enviar flores a domicilio. No encontrarás mejor floristería con envío a Zaragoza, península y baleares.

Transformación espumas plásticas
Altas prestaciones y transformación de espumas plásticas para todos los sectores. Amplia gama de materiales.

Especialistas en altura
Todo tipo de escaleras y andamios. Dispositivos anti-caída, plataformas, dispositivos de elevación. Todo el equipo necesario para trabajos en alturas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú