1. Inicio
  2. Danza
  3. LaMov presenta en el Teatro Principal de Zaragoza su nuevo espectáculo: La Cenicienta

LaMov presenta en el Teatro Principal de Zaragoza su nuevo espectáculo: La Cenicienta

Cartel del espectáculo
Cartel del espectáculo

La compañía se enfrenta, por primera vez, a un ballet clásico

Cenicienta es la última creación de LaMov. En esta ocasión, Víctor Jiménez, director de LaMov, apuesta por el lado más humano de los personajes y por su acercamiento hasta nuestros días. Esto se traduce en una danza técnica y precisa con estilos que abarcan los elementos más clásicos del ballet hasta los lenguajes más innovadores y contemporáneos.

LaMov cía de Danza trabaja desde julio de 2008 bajo la dirección de Víctor Jiménez, ex bailarín de la compañía de Víctor Ullate, pupilo directo de Maurice Bèjart y bailarín solista de la Ópera de Lyon.

El estilo de la compañía, con una clara vocación de formación continua y crecimiento en todo tipo y variedad de lenguajes gestuales, se podría definir como de corte neoclásico.

Todos los bailarines poseen una base clásica y todos han enriquecido esta sólida formación con todo tipo de estilos coreográficos y gestuales que han ido adquiriendo gracias al encuentro con los diferentes coreógrafos con los que han trabajado.

Víctor Jiménez es coreógrafo y director de LaMov. Como bailarín perteneció a la compañía de Víctor Ullate en Madrid, después fue bailarín solista principal del Béjart Ballet Laussane, bajo la dirección de Maurice Bèjart, y también fue bailarín solista en el ballet de la Ópera de Lyon. Desde 2008 es el director de La Mov. En ese año realizó las producciones El Trovador y Con nuestro cuerpo. La primera de ellas estaba coreografiada por él y formaba parte del equipo artístico Jorge Gay, pintor y escenógrafo. La segunda estaba compuesta por tres coreografías: Ostinato, de Antonio Ruz; Nosotros, de Davy Brun; y Lo que el cuerpo no recuerda, de Víctor Jiménez. En 2009 presentó Payasos divinos, con coreografías dirigidas por él mismo y Henrique Rodovalho.

LaMov Compañía de Danza lleva a la escena una versión renovada del cuento de La Cenicienta. La historia de Perrault, conocida y reconocida por todo el mundo, y la música de Prokofiev se actualizan aquí de la mano del coreógrafo y director de la compañía, Víctor Jiménez, después de recrear la ópera de “El Trovador” y de llevar a cabo varios trabajos, “Con nuestro cuerpo”, “Payasos Divinos” y “Work in progress”.

LaMov apuesta en esta ocasión por la clásica historia de La Cenicienta ofreciendo una versión intemporal de la misma. Las personalidades de los distintos caracteres (que encarnan valores y contravalores de nuestra sociedad), van desgranando el discurrir de la historia, evolucionado con la misma. A través del relato los personajes nos hablan de la soledad, de
la envidia, de la empatía y la solidaridad, del afán de superación personal, del amor, de la esperanza y de la búsqueda de uno mismo…a través de la fantasía, del sueño y de la ilusión.

A la narración de Perrault se unen aquí la partitura de Prokofiev, la escenografía a cargo del pincel de Pepe Cerdá y la coreografía de Víctor Jiménez, en una propuesta artística conjunta, -literatura, música, pintura y danza-, que plantea una reflexión sobre la naturaleza humana y su búsqueda íntima de la felicidad, concluyendo que no siempre se halla donde se la pretende.

INTRODUCCIÓN

Comienza el primer acto presentándonos a una Cenicienta entregada a un destino sin esperanza, sometida a la envidia de sus hermanastras y vencida ante la ira y la soberbia de una madrastra que proyecta en sus hijas sus deseos frustrados de alcanzar el reconocimiento social y la opulencia mediante la conquista de un príncipe.

Su respuesta generosa ante el egoísmo de quien la rodea, su búsqueda interior a través del trabajo y del esfuerzo personal y su anhelo de ser querida conjuran la aparición de un ser protector que, encarnando la empatía y la solidaridad, muestra a Cenicienta un camino alegre hacia la esperanza mediante un rito iniciático lleno de magia que pretende impulsarla hacia el mundo exterior.

Con la ilusión de asistir a su primer baile, Cenicienta cierra este primer acto montada en su carroza y con la promesa de disfrutar, por un tiempo limitado, de la felicidad que se le brinda.

Comienza el primer acto presentándonos a una Cenicienta entregada a un destino sin esperanza, sometida a la envidia de sus hermanastras y vencida ante la ira y la soberbia de una madrastra que proyecta en sus hijas sus deseos frustrados de alcanzar el reconocimiento social y la opulencia mediante la conquista de un príncipe.

Su respuesta generosa ante el egoísmo de quien la rodea, su búsqueda interior a través del trabajo y del esfuerzo personal y su anhelo de ser querida conjuran la aparición de un ser protector que, encarnando la empatía y la solidaridad, muestra a Cenicienta un camino alegre hacia la esperanza mediante un rito iniciático lleno de magia que pretende impulsarla hacia el mundo exterior.

Con la ilusión de asistir a su primer baile, Cenicienta cierra este primer acto montada en su carroza y con la promesa de disfrutar, por un tiempo limitado, de la felicidad que se le brinda.
El segundo acto comienza en el gran baile: alegría, rivalidad, fiesta, búsqueda,
ilusión…Todos participan, todos se miran y son mirados y, entre ellos, el deseado hombre con el que todas quieren bailar.

La aparición de Cenicienta, diferente a las demás en su sinceridad, despierta la sensibilidad del príncipe, quien le declara su amor; pero el tiempo transcurre y Cenicienta vuelve a su realidad, dejando un zapato como prueba de que lo vivido no ha sido un sueño.

Ante el zapato perdido, el príncipe despierta de su existencia y, profundamente enamorado, inicia la búsqueda de Cenicienta, a lomos de un caballo con el que recorre todo el mundo hasta que la encuentra, tras enfrentarse, otra vez, con la codicia y el egoísmo.

El descubrimiento de caminos alternativos hacia la plenitud personal pone fin a esta propuesta artística.

PERSONAJES

LaMov acerca hasta la actualidad a la Cenicienta, las hermanastras, la Madrastra, el hada madrina y el joven deseado –el Príncipe en el cuento de Perrault-. Son personajes con sentimientos y vivencias próximos que nos conducen por el mundo del cuento clásico.

La Cenicienta es sencilla, valiente y, sobre todo, buena. El joven muchacho es atractivo y exitoso pero, tras descubrir el amor, no se conforma con su vacía existencia, y comienza una búsqueda personal.

Las hermanastras son inseguras y frívolas y muestran un carácter tan variable que les lleva a ser amables y graciosas pero también egoístas y ambiciosas. La envidia que sienten ante la bondad de Cenicienta les empuja a tiranizarla. La madrastra impulsa a sus hijas hacia la codicia en un intento de colmar sus deseos no cumplidos y el hada madrina es un ser de luz que encarna los deseos de que la magia se haga realidad.

ESCENOGRAFÍA

De las manos de Pepe Cerdá surgen las pinturas que ambientan esta versión de La Cenicienta. Son lienzos realistas en los que se percibe la casa que con ahínco limpia nuestra protagonista, el baile con toda su opulencia o el mundo que recorre en tan sólo unos metros de tela el joven príncipe.

Con ellas, LaMov plasma toda la temática y la moraleja de este cuento clásico.
Pepe Cerdá parece parar el tiempo con sus atardeceres, consigue trasladar al espectador a la gran fiesta y hace que la cabeza dé vueltas por el mundo buscando la felicidad eterna… o efímera.

COREOGRAFÍA

Víctor Jiménez es bailarín, coreógrafo y director de LaMov Compañía de Danza. Es Licenciado en Danza por el Real Conservatorio de Arte Dramático y Danza de Madrid (RESAD) y como bailarín ha formado parte de la Compañía de Víctor Ullate y de la del Béjart Ballet Lausanne, dirigido por Maurice Béjart, de la que ha sido bailarín solista principal; también ha sido bailarín solista del Ballet de la Ópera de Lyon, con cuya compañía interpretó el papel del príncipe en la versión de La Cenicienta coreografiada por Maguy Marin en la que la historia se relataba a través de muñecos.

En esta ocasión, Víctor Jiménez apuesta por el lado más humano de los personajes. Por eso intenta plasmar su psicología llevando al extremo los sentimientos con una danza precisa, clara y pura. Unos movimientos bellos, como la música lo requiere, con algunos toques innovadores y contemporáneos.

Esta versión de La Cenicienta que lleva a escena LaMov es la representación real de momentos de odio y envidia y también de amor y de entrega. Inspirado en una de las primeras representaciones que se hizo de este ballet, la del Gran Teatro de Moscú en 1945, Víctor Jiménez se enfrenta por primera vez a un ballet clásico.

Se puede disfrutar de este espectáculo los días 7, 8 y 9 de enero, a las 19,00 horas, en el Teatro Principal de Zaragoza.

Páginas Web Zaragoza
Tu web completa por 495 €. Precio final. Sin costes de mantenimiento. De calidad y con gestor de contenidos.

Gestoría Fiscal laboral Zaragoza
Dilatada experiencia en el campo del asesoramiento integral a Empresas y Profesionales. Fiscal y Laboral.

Aceite de Oliva Virgen Extra premium
Aceite de Oliva Virgen extra premium de calidad. El toque que necesitas para tu casa o tu restaurante.

Flores a domicilio
Tu web para enviar flores a domicilio. No encontrarás mejor floristería con envío a Zaragoza, península y baleares.

Transformación espumas plásticas
Altas prestaciones y transformación de espumas plásticas para todos los sectores. Amplia gama de materiales.

Estudio creativo en Zaragoza
Proyectos de arquitectura efímera, residencial, contract y retail. Activar las emociones a través de los espacios es posible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú